ESCTimes

NOTICIAS

[OPINIÓN] No diga Bottom, diga Toñi Prieto

[OPINIÓN] No diga Bottom, diga Toñi Prieto
agosto 27
16:00 2018

“La radio, la televisión y los medios interactivos […] son algo más que información, aunque esta sea muy importante. Son también entretenimiento, y este entretenimiento tiene que ser ameno, pero con calidad. Para mí sigue vivo aquel lema en el que crecí profesionalmente: ‘formar, informar y entretener’”. Con estas palabras iniciaba Rosa María Mateo su mandato como administradora única de la corporación pública de radio y televisión. Y si hablamos de entretenimiento y RTVE, a todos se nos viene a la cabeza automáticamente un programa: el Grand Prix.

Troleadas al margen, lógicamente me refiero al mayor programa de entretenimiento del mundo: el Festival de la canción de Eurovisión. Y en España, si hablamos de Eurovisión y de entretenimiento, tenemos que hablar de la recientemente galardonada con el “Premio Latino de honor a la trayectoria y el impulso de la cultura y la música”: doña Antonia Prieto Ragel, más conocida como Toñi Frescura. Y es que nuestra amiga, desde que en 2005 tocara por primera vez “la autenticidad” de las preselecciones españolas, ha estado presente en repetidas ocasiones no solo produciendo las mejores finales europeas (en cuanto a cutrerío, quiero decir), sino que también formando parte del proceso de selección de candidatos.

El estilo “a Toñi Prieto Show” se ha ido imponiendo progresivamente, desde aquella infame preselección del año 2005 (con unas ganadoras cuanto menos “sorprendentes”), hasta la última final nacional, la del año 2018, con una cronología que demuestra la poca seriedad de nuestra televisión pública para seleccionar a su representante: mientras que, por un lado, se hablaba con una reputada cantante (con canción elegida y contrato listo para ser firmado) para representarnos en Lisboa, por otro lado se firmaba la famosa “cláusula del share” que permitió a Gestmusic coger el timón de la selección para Eurovisión. Precisamente esa preselección, inicialmente planteada para cinco canciones, demostró una vez el chapucerío nacional al introducirse la variante de los duetos, teniendo que buscar, a última hora, más canciones.

Y no es la primera vez que se demuestra: en 2017, con Rybak invitado “el día de antes” para actuar en Objetivo Eurovisión; en 2016, aceptando canciones escritas en servilletas; en 2015, eligiendo a una cantante sin canción en febrero; en 2014, montando una preselección en 7 días, terminando de elegir las canciones 48 horas antes de su anuncio (bueno, canciones… en canciones precisamente ese año no se basaron)… y podríamos seguir así horas y horas, remontándonos hasta aquella preselección del año 2008 montada de cero en pleno febrero, y pensada para que la ganara una candidatura que se reía del Festival.

Toñi Prieto ha demostrado que no sabe qué es Eurovisión. Ni ella, ni sus predecesores, ni sus jefes. Por mucho que ella dijera que sí en el programa del Defensor, y por mucho que en RTVE insistan en que saben perfectamente qué es Eurovisión porque llevan desde 1995 sin acercarse siquiera al Top 5, no, no lo saben. No saben que, para ganar un concurso de canciones, tienes que elegir canciones. Tampoco saben, ni ella ni, por ejemplo, el encargado de la puesta en escena de este año, que para ganar Eurovisión tienes que impactar en la escenografía (que no es lo mismo que no hacer nada o recargar todo lo máximo posible). Desconocen que a Eurovisión hay que ir con todo hecho de casa, cosa que han demostrado en numerosas ocasiones que no hacen (podéis encontrar en YouTube el vídeo en el que las acompañantes en escena de Soraya no se saben la coreografía… en plena semana de ensayos). Y desconocen miles de cosas porque ni les interesa ir a competir, ni les ha interesado en los últimos años.

Tampoco es que en RTVE no haya nadie que no sepa qué es Eurovisión. Con echar un vistazo al año 2017 podemos ver que, cuando alguien ha querido, con los medios que ha tenido a su alcance, ha podido hacerlo bien. Y tampoco es por falta de propuestas interesantes: desde compositores ganadores de Eurovisión hasta reputados productores y compositores tanto nacionales como internacionales, pasando por artistas con temas que luego han tenido buen rendimiento en ventas, han intentado participar por España. Y más de uno, por no decir todos, han recibido estas respuestas (en años de preselecciones, ojo): “nosotros no escuchamos canciones”, “¿tienes discográfica?” o “nosotros no buscamos cantantes para tus canciones, queremos solo cantantes”.

Cuesta mucho creer que, entre lo mejor que le llegó a RTVE en 2016, estuvieran “Las galletas” o “Victorious”; en 2017, “Contigo”, “Momento crítico” o “Spin my head”; o en 2014, “Aunque se acabe el mundo” o “Estrella fugaz”. Aunque bueno, no cuesta tanto creerlo: no fue de lo mejor que llegó. Pero en una RTVE que, en materia eurovisiva, se ha basado en el “síndrome bautizo” (es decir, venir con padrino), ¿qué podemos esperar? Con los del Mesón, los pseudosuecos y los fans de Tejero, queda claro que Toñi Prieto es uno de los problemas, pero no el único.

Visto lo visto, y con las palabras de la administradora única, ¿qué podemos esperar? Pues de momento nada, porque el único cambio que hemos visto en entretenimiento ha sido mover Pura Magia (esa joya del entretenimiento internacional) al late night. Y ya. Eladio Jareño sigue, Toñi Prieto sigue, y de momento seguimos sin saber absolutamente nada de Eurovisión, mientras vemos que Dinamarca ya está en medio del proceso de selección de canciones. Por eso ellos ganaron en 2013 por última vez; nosotros, en cambio, lo hicimos en 1969.

Rosa María: es el momento de apostar por Eurovisión. Tú tienes que ser la encargada, como administradora única de RTVE, de nombrar un equipo que se encargue exclusivamente durante todo el año de los certámenes de Eurovisión. Eres tú la que tiene que buscar (y no precisamente mucho para encontrar) a la gente cualificada e interesada en llevar a cabo este reto. Y eres tú la que tiene que apoyar sus ideas y sus decisiones, dejando que sean ellos exclusivamente los que lleven adelante las propuestas. Un equipo que busque una base sobre la que trabajar todos los años, en la que prime ir a Eurovisión con propuestas de calidad, trabajadas y competitivas, que sean reflejo de la mejor marca España, y no del cutrerío, los intereses y el palmerismo que hemos visto todos estos años. Es el momento de afrontar nuevos retos en Eurovisión, de ir por fin a competir, y ni Eladio Jareño, ni Toñi Prieto tienen cabina en este barco.

ESCTimes Foro
Share

About Author

Sr. AET

Sr. AET

Related Articles

Radio ESCTimes

App Radio ESCTimes

Get it on Google Play

ESCTimes Social

Agenda ESCTimes


Podcast Radio ESCTimes

Estadísticas

  • 1.098
  • 1.234
  • 15.323
  • 40.180
  • 1.052.406
  • 3.925.151
  • 1.658
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar