ESCTimes

NOTICIAS

[ANÁLISIS] Por qué TVE acierta no participando en el Festival de Eurovision Junior

[ANÁLISIS] Por qué TVE acierta no participando en el Festival de Eurovision Junior
julio 26
22:55 2018

Fue uno de sus fundadores y uno de los más laureados pero desde 2006 TVE no acude al caduco Festival Junior de Eurovisión, una de las decisiones más acertadas de la televisión pública en una etapa donde los aciertos se cuentan con los dedos de una mano. Damos las claves que justifican esta renuncia 12 años después.

– MUSICALMENTE INFUMABLE

No descubrimos América pero salvo las dignas representaciones de Albania, quienes entienden que esto es un concurso infantil, y algunas excepciones muy aisladas, el plantel de canciones presentadas oscilan entre el horror y el terror. Si en el propio ESC algunas canciones tienen ciertos clichés provocados por estereotipos de lo que se entiende por Eurovisión, en el JESC esos mismos rasgos son multiplicados en su máxima potencia. La cuadratura del círculo de las canciones eurovisivas que hacen vomitar a cualquier oído con un mínimo de criterio amén de la misión casi imposible de poder recordar cualquiera de ellas dada la sensación de estar escuchando la misma canción bajo mínimas variaciones.

– NULA CANTERA DE ARTISTAS

El número de cantantes que han conseguido cuajar una carrera artística más o menos sólida roza el cero. El JESC, salvo muy contadas excepciones, es una fábrica de juguetes rotos que deambulan una vez alcanzada la mayoría de edad por talents shows y preselecciones de Eurovisión.

– NULO SERVICIO PÚBLICO

La EBU, siendo una organización de TV’s públicas, debe garantizar que en sus diferentes eventos sea realizada una función de servicio público, cosa que en el JESC no se cumple en ninguno de sus aspectos. Ni en el musical, ni en el televisivo y ni tan siquiera en el organizativo. Y este último aspecto nos lleva al siguiente punto:

– UN NIDO DE CORRUPCIÓN: LAS MANIOBRAS EXTRAÑAS DE LA EBU

El JESC se ha convertido en una fiesta muy cara cuya rentabilidad resulta nula y cuya única función es la de ser un foro de directivos de televisiones públicas, productoras, organizadores de eventos y estamentos políticos en el que, a costa de los niños, dan rienda suelta a sus oscuros negocios. A esto hay que sumarle el caos organizativo en el que lleva sumido el JESC en los últimos años: Rápida rotación de Productores Ejecutivos, purgas internas, investigaciones judiciales abiertas por desvío de dinero durante las producciones, presupuestos que no se utilizan para el JESC, resultados preestablecidos, tratos de favor, etc…

Se pueden citar varios ejemplos de victorias sospechosas como la sorpresa de Italia en su debut en 2014 pero el gran y vergonzoso ejemplo fue el ocurrido el año pasado en Georgia cuando “casualmente” cae el sistema para recibir votos a través de la web y la app. Y es que en la última edición se impuso la novedad de que el televoto duraba varios días, era completamente gratuito y a través de internet prescindiendo por vez primera de los sms. Durante el segundo periodo de votación tras las actuaciones la web aparecía en blanco, sin aviso de caída y sin el clásico “Error 404”, solo eso, una pantalla en blanco por lo que la web sí enviaba una respuesta, cosa que no ocurriría con el sistema caído.

No hay que ser Bill Gates para saber que aquello no se trató de una caída del sistema sino que fue provocado puesto que con el resultado que ya conocía Ola Sand la noche anterior de la primera fase del televoto y del jurado en el que Rusia salía vencedora, suponía la maniobra perfecta para compensar su abandono otorgándole una pírrica victoria en el JESC celebrado en suelo enemigo, Georgia.

Otro dato más: Que los países escandinavos, fundadores del invento y cuna del pop infantil europeo, lleven años de renuncia en bloque es sintomático y más sintomático es si todos ellos siguen celebrando sus “Melodis” junior sin ningún tipo de vínculo con el JESC:

– TELEVISIVAMENTE POCO ATRACTIVO

En su manía por querer copiar cada ápice del ESC, quizás uno de sus grandes errores, el JESC ofrece un show pretencioso pero pobre, poco dinámico y demasiado ‘kitsch’ y que sumado al nulo valor musical de sus canciones antes mencionado nos puede retrotraer a los años más oscuros del ESC. Todo hortera que se precie y aprecie a los Herreys en Eurovisión’84 sin duda encontrará en el JESC su show. La gente normal, o sea, la mayoría, cambia de canal. y de ahí el cada vez mayor fracaso de audiencia del ESC

– IRRELEVANTE EN EUROPA

Mientras que el ESC se ha ido convirtiendo en esta década en un gigante para la televisión y la música europeas cuya influencia cada vez va es mayor con la sensación de no tocar techo año a año, el JESC ofrece la sensación justamente contraria, la de una decadencia sin fin, que aún no ha tocado fondo y, lo más grave de todo, haberse convertido en un cadáver mantenido artificialmente con vida. Mientras Europa se paraliza con la final del ESC, Europa se pregunta año a año si sigue existiendo el JESC

– ESTEREOTIPOS DESACERTADOS CON LOS NIÑOS

Niños de 10 años cantándole al amor profundo, niñas de 9 años desgarradas ante una traumática ruptura sentimental y puestas en escena con un alto contenido sexual que haría las delicias de Gary Glitter ponen en duda la idoneidad de la mayoría de las candidaturas que se alejan de su espíritu fundacional de ser un concurso netamente infantil, con cantantes infantiles y canciones infantiles. Pero ahora mismo, salvo excepciones, lo único infantil son unos niños que juegan a ser adultos o, peor aún, niños que protagonizan un show para adultos.

– LA INDUSTRIA MUSICAL ESPAÑOLA

España no es un país donde precisamente tenga éxito el pop infantil. Al contrario que Escandinavia y los países del este donde sí tienen una fuerte tradición con el pop infantil, en España prácticamente brilla por su ausencia

– POTENCIAR LOS OTROS EVENTOS DE LA EBU

Existen otros concursos organizados por la EBU que sí cumplen con una función de servicio público con la música y la cultura y cuyo valor artístico sí resulta interesante. El Eurovision Young Musicians que se celebrará el próximo mes en Edimburgo y en el vuelve TVE tras 16 años de ausencia es un gran ejemplo: Jóvenes intérpretes de cámara interpretan piezas clásicas demostrando sus dotes con sus instrumentos en directo acompañados por una gran orquesta en el que se juegan una importante beca de estudios. Pero no es el único, el Eurovision Young Dancers en el que jóvenes coreógrafos muestran sus habilidades con la danza y en el que TVE curiosamente es el país más laureado con cinco victorias, o el recientemente iniciado Eurovision Choir of the Year impulsado por la letona LTV, son eventos de la EBU en los que TVE, en su vocación de servicio público, debería apostar firmemente en lugar de tirar el dinero a un agujero sin fondo que es el JESC

 

Y tú, ¿qué piensas? Participa en nuestro foro:

ESCTimes Foro

About Author

José Antonio Ayala

José Antonio Ayala

Nacido en las vísperas de los JJ.OO. de Barcelona. Periodista musical y locutor de radio. Amante de la música en todas sus formas y Eurovisión es la más pasional de todas. Eurofan desde Copenhague 2001

Related Articles

Radio ESCTimes

App Radio ESCTimes

Get it on Google Play

ESCTimes Social

Agenda ESCTimes


Podcast Radio ESCTimes

Estadísticas

  • 442
  • 825
  • 5.960
  • 29.446
  • 1.084.687
  • 3.885.413
  • 1.652
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar