ESCTimes

NOTICIAS

Un cáncer termina con la vida de France Gall, exponente de la generación ye-ye francesa de los 60

Un cáncer termina con la vida de France Gall, exponente de la generación ye-ye francesa de los 60
enero 07
14:38 2018

Si 2017 se cerraba en Francia con un duro golpe por la pérdida de Johnny Hallyday, el rey del rock en francés, 2018 abre asestando otro aldabonazo al pop francés con la muerte de France Gall. Tal y como confirma la noticia de AFP, la cantante, actriz y modelo ha fallecido tras dos años de lucha con un cáncer del que había recaído años después de su cura.

Su carrera musical se divide en dos etapas muy diferenciadas, la primera, la llamada ye-yé, que tuvo a Serge Gainsbourg como hacedor de sus canciones y álbumes con la victoria en Eurovisión representando a Luxemburgo en 1965 como momento de reconocimiento internacional cuando tan solo tenía 17 años. La segunda etapa fue la de la maduración, ya sin Gainsbourg pero con el que a la postre se convertiría en su marido y padre de sus dos hijos, el productor y músico Michel Berger. Con él logró volver a la primera división del pop francófono en los años 80 tras un periodo de decadencia en la segunda mitad de los años 70. Fue con Berger con quien firmó “Hong Kong Star”, “Calypso”, “Babacar”, “Évidemment” y por supuesto “Ella, elle l’a”, que fue la sintonía oficial del Tour de Francia de 1987 y que es junto a su canción eurovisiva, el gran hit de su carrera.

Tras la repentina muerte en 1992 de su marido y productor Michel Berger a causa de un infarto mientras jugaba al tenis, su carrera musical comenzó a decaer significativamente y ninguno de sus siguientes discos producidos por ella misma junto a otros músicos como Bruck Dawit, The MT School, Marcus Miller y Ricky Peterson consiguieron la relevancia de los realizados junto a Berger. Hasta que en 1996 con la publicación del álbum “France” decidió poner punto y final a su carrera discográfica siendo éste su último trabajo. Aunque solo tenía 49 años, acumulaba 32 años de carrera musical de cuya industria acabó desencantada, decepcionada y, como ella mismo reconoció, quemada.

La parisina era uno de los símbolos junto a la también eurovisiva Françoise Hardy, Sylvie Vartan o Brigitte Bardot de la generación ye-ye francesa que puso patas arriba en los años 60 la hasta entonces conservadora y masculina cultura europea que vio en todas ellas, eso sí, bajo el paraguas de Serge Gainsbourg, una auténtica revolución sexual y femenina en la que se veía por vez primera que las mujeres podían ser estrellas del pop y del rock también en cuanto a actitud y rebeldía.

Si Elvis a mediados de los 50 y los Rolling Stones y los Who a principios de los 60 podían desafiar las normas sociales de estética, moda, corrección política y actitud, ellas demostraron que las mujeres podían -y debían- coger el mismo camino que sus homólogos masculinos para incomodar a los sectores más conservadores de la época. Pocos años después las británicas Dusty Springfield y Sandie Shaw, la alemana Nico, la italiana Mia Martini, las estadounidenses Janis Joplin, Cher y Tina Turner y la española Massiel se unieron a la revolución femenina que se había iniciado en Francia.

Aunque años después surgió una corriente crítica con esta generación con el apoyo de la propia France Gall que cuestionaba si Serge Gainsbourg con el beneplácito de las casas discográficas y productoras de cine había mostrado una falsa revolución feminista que en realidad era una instrumentalización sexual de la mujer en la que de nuevo era la mano masculina la que estaba detrás para cumplir según qué fantasías de los hombres de imaginar mujeres libres y sin ataduras, es innegable la contribución social que tuvo aquel movimiento para que las mujeres vieran reflejado públicamente que eran algo más que los cánones sociales de la época imponían.

La propia France Gall, que renegaba formar parte de aquel grupo y de su trabajo con Serge Gainsbourg, apuntaba a que la canción con la que venció el Festival de Eurovisión en 1965 era precisamente una sátira plagada de dobles sentidos de índole sexual que el propio Gainsbourg realizó acerca de la cosificación que hacía de las mujeres con aquella generación de artistas. Nunca reivindicó como propio el triunfo a Eurovisión y siempre, especialmente en los últimos años, lo consideró un lastre y un momento a olvidar en su carrera, no por el Festival en sí sino por la canción y la omnipresencia de Serge Gainsbourg.

ESCTimes Foro

About Author

José Antonio Ayala

José Antonio Ayala

Nacido en las vísperas de los JJ.OO. de Barcelona. Periodista musical y locutor de radio. Amante de la música en todas sus formas y Eurovisión es la más pasional de todas. Eurofan desde Copenhague 2001

Related Articles

Radio ESCTimes

App Radio ESCTimes

Get it on Google Play

ESCTimes Social

Agenda ESCTimes


Podcast Radio ESCTimes

Estadísticas

  • 688
  • 1.122
  • 12.987
  • 40.021
  • 1.052.199
  • 3.925.863
  • 1.658
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar