ESCTimes

NOTICIAS

 Breaking News

OPINION: Rusia fuera de Eurovision 2017

OPINION: Rusia fuera de Eurovision 2017
Abril 13
22:02 2017

Hoy hemos conocido el comunicado oficial de la cadena rusa Channel 1 donde finalmente se hace saber que Rusia abandona su participación en el Festival de Eurovisión 2017, por el veto que Ucrania impone a la cantante rusa para el evento, Yulia Samoylova.

Rusia decide así retirarse del Festival de Eurovision 2017 a menos de un mes de su comienzo. Las reuniones, llamadas, propuestas, sugerencias, cartas y peticiones entre ambas partes, Rusia y Ucrania, junto con la parte neutral y negociadora, la UER, en el medio, no han llevado este conflicto a ningún buen puerto.

Rusia, a través de Channel 1, ha comunicado hoy que, debido a que Ucrania y sus servicios de seguridad han vetado la entrada de su representante rusa Yulia en Eurovision 2017 en Ucrania, por haber pisado ésta última tierra de Crimea (zona ucraniana en conflicto, auto anexionada a Rusia en 2014) por paso fronterizo no ucraniano, no dejando así a la cantante entrar en Ucrania para participar en Eurovisión, y no aceptando las opciones de solución sugeridas por la UER (actuar vía satelite desde Moscú, o elegir otro cantante, o bien incluso pedir a Ucrania que la dejasen entrar y que aplicasen a posteriori sanción alguna si procedía), toman la decisión de retirarse de Eurovisión 2017.

Todo seguido ha habido una respuesta aclaratoria, por parte de Ucrania, en concreto del Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania, donde con una foto en su cuenta de twitter zanjaban cualquier tema de conflicto que para ellos es de importancia máxima:

https://twitter.com/MFA_Ukraine/status/852416184049954816

“Se debe saber: Ucrania proporciona iguales oportunidades a todos los participantes en el Festival.
La única condición – es que deben respetar las leyes ucranianas.
Debido a la violación de la ley ucraniana, la participante rusa Yulia Samoylova ha sido vetada para entrar en Ucrania”.

 

La UER por su parte emite un comunicado hoy por la tarde donde indica que habiendo sugerido hasta tres propuestas para solucionar el conflicto, y siendo todas rechazadas, y tras la emisión del comunicado ruso de no participación ni transmisión de Eurovision 2017, lamenta que esto suceda, pues querían un festival con 43 países, y no 42, y que hicieron todo lo que estuvo en sus manos.

Paradójicamente, el presidente del Grupo de Referencia del ESC, Frank Dieter Freiling, hoy mismo afirmaba que condenaban fuertemente la decisión de las autoridades ucranianas de imponer un veto a Yulia, dado que esto no hace más que socavar la integridad y naturaleza no política del Festival de Eurovisión, y su misión de juntar a todos los países en una competición amistosa. Las preparaciones del Festival no obstante continúan aparte de este conflicto en su sede de este año Kiev. Su máxima prioridad recae en producir un show espectacular de Eurovisión con el ente radiodifusor miembro, la UA: PBC.

Y, ¿que sucede ahora? Para empezar Rusia debería ser sancionada por la UER, por anunciar tan tarde su no participación, habiendo vencido el plazo para tal hecho. Claro, Rusia se ve forzada a no participar porque Ucrania le bloquea. Pero todo es relativo, Rusia ha tenido como dos opciones de solución que ha rechazado usar. Argumento del rechazo que también usa Ucrania, se le ha dado la opción de cambiar de cantante a Rusia, porque no hay nada personal contra Yulia Samoylova, pero han denegado hacer cambio de cantante.

Por tanto, ¿habrá sanción a Rusia? pues probablemente sí, dado que además de no participar, no piensan retransmitir el evento, que es condición básica para poder participar y formar parte de la familia. El nivel de multa o sanción será negociado este verano tras ESC2017, pero perfectamente podría incluir hasta cinco años de no participación como multa.

Y tras todo este conflicto, que hoy llega a su fin, o del que al menos conocemos el desagradable final, las voces que gritan a favor de unos y otros no se hacen esperar. Unos a favor de Ucrania. Otros en pro de Rusia. Pero, ¿quién es el bueno? y ¿quién es el malo? Opiniones hay para todos los gustos. Claro. El conflicto entre Rusia y Ucrania viene de lejos, no sólo porque ya de si en facto Ucrania siempre ha sido pro-europeísta y Rusia lo contrario anti-europeísta, y Ucrania ha luchado por tener cuanto antes democracia en su país, y Rusia no, sino porque Rusia se anexionó la península de Crimea en 2014, territorio de siempre de Ucrania, pero que por motivos estratégicos y muy convenientes para Rusia, por logística y geolocalización, alegando que la mayoría de población allí viviente era rusa. Esto creó la guerra entre Ucrania y Rusia, que hoy en día sigue vigente.

Ante este escenario, es obvio imaginar que las tensiones entre ambos en los últimos años han estado a flor de piel y lo siguen estando. Todo se aumentó si cabe cuando el año pasado 2016 Ucrania llevó a Eurovisión un tema que hablaba supuestamente del trato de genocidio que tuvieron los tártaros sobre la población crimeana en 1944, y que cuyo título era ni mas ni menos que “1944“. La letra era sutil, porque no hacía mención a nada en concreto, sino que lo dejaba todo entrever, y tan sólo el título podía llevar a algún vínculo histórico-político. Hace pocos días supimos mediante una filtración de una broma telefónica hecha a la directora de la UER, que ella misma de haberlo sabido a tiempo habría cancelado o bloqueado la canción de Jamala por tener connotaciones políticas, que va en contra de las normas de Eurovisión. Pero no se hizo, porque a ella se le comunicó tarde, no reparó nadie en la estructura de la canción y cuando se trasladó el hecho, era tarde para hacer anulación o cancelación alguna. Pero se podría haber hecho.

Aquí es cuando Rusia entra en ira. No sólo Ucrania lleva una canción de protesta y queja política contra Rusia, sino que además ganan y se llevan el Festival de Eurovisión 2016, y quedando Rusia en segundo lugar. La rabia era grande por parte de Rusia. Y para facilitar las cosas, entre ambos países, la UER ya dijo en mayo al finalizar el festival de 2016, que harían lo posible para que no hubiera conflicto alguno entre ellos. Y que coordinarían la buena participación en el juego limpio de ambas naciones. Y ambas aceptaron. Y Ucrania además remarcó que no habría problemas siempre y cuando se respetaran las leyes locales del país, las leyes ucranianas. Fue un aviso a navegantes en mayo 2016.

Durante todo un año ha estado en boca de todos el conflicto entre Rusia y Ucrania. Todos sabemos ya el final no feliz para Rusia. Pero ¿esto estaba hecho a propósito por parte de Rusia? Todo parece indicar que si. La cantante elegida en concreto, Yulia, no tiene ni debería tener nada que ver en el conflicto, puesto que ella se dedica sólo a cantar. Por tanto no es imputable nada a ella, Yulia queda fuera del agravio. Surge aquí la duda. Si Rusia sabía de antemano que Ucrania impondría una restricción en cuanto a posibles cantantes rusos para entrar en Ucrania por haber estado en Crimea, ¿porque deliberadamente Rusia elige una cantante que rompe las normas de Ucrania de entrada el país? ¿Si sabían y conocían esta ley porque eligen a Yulia, encima queriendo dar pena con la elección concreta de ella? ¿Estaba hecho todo a propósito? Y ademas, ¿justo en el plazo límite de presentar candidato, último día y a última hora, apurando todos los plazos? Todo apunta a que si, visto lo visto sobre Rusia y su obsesión por ser siempre los mejores, por ganar siempre, y por ignorar y rechazar a sus competidores, que no son mas que rivales musicales en el evento de Eurovisión.

Son muchos años ya que se vienen dando abucheos y silbidos al representante ruso en el escenario de Eurovisión, allá donde el festival se celebra, vividos en primera persona, por muchos, y viniendo de público diverso de todas las naciones, que allí se dan cita. Pero, ¿es necesario ese bochornoso insulto a Rusia o mejor dicho al cantante ruso de turno? No se silba ni se abuchea al cantante en general, en todos o casi todos los casos, sino que se abuchea al país. Y porque se hace? Quizás haya un sentimiento en Europa de hartazgo por las formas de Rusia en temas de libertad y democracia que lleva fuera de sus fronteras. Quizás sea la única forma de hacérselo ver a Rusia, a los mandatarios, a los políticos, a los jefes, a todos aquellos, que emiten leyes en contra del colectivo LGTB que incluyen cárcel, que cargan contra el Festival y lo acusan de timo, tongo y mafia, precisamente ellos un país que no se caracteriza de limpieza y claridad en muchas decisiones, que tachan al festival de politizado, cuando precisamente son ellos los que mas lo manchan de política, con su teórico dominio sobre las ex repúblicas soviéticas de la URSS, y un largo etcétera de razones que todos ya conocemos. Por tanto, no es de extrañar, que llegado el momento de actuación de un representante ruso en Eurovisión, la audiencia presente abuchee sin más espontaneidad que la que surge de cada individuo. Y es la única forma de decirle a Rusia, que no, que pare, que no cargue contra el Festival, que así las cosas no se hacen, que Europa está en contra suya, que debe ser más tolerante, y no comparar al festival de Eurovisión con Sodoma y Gomorra por ejemplo como ha hecho en el pasado. Ante la noticia de hoy, no son pocos los que se han alegrado, por no tener a la polémica Rusia en el festival. Algunos sin embargo alegando simplemente, que si Rusia no cumple las normas que estipula Ucrania, no puede participar y punto. A estas alturas es obvio pensar que Rusia conocía tales leyes y ha elegido a Yulia, una cantante que estuvo en Crimea, a propósito para desafiar a Ucrania. Pero al final, quien juega sucio, suele salir perdiendo.

Y el otro lado del conflicto radica en Ucrania. Ucrania es acusada de ser excesiva con sus leyes. Ucrania afirma estar sólo defendiéndose ante los ataques de Rusia, y plantar cara ante lo que ellos consideran un conflicto grave como es la invasión de territorio suyo sin ser reconocido por la ONU ni la OTAN. Mientras esto no se resuelva ni se llegue a ningún fin acordado, nadie puede decir que no estén en guerra aún de alguna forma. Es más, Ucrania ofreció a Rusia elegir otro cantante que no fuera Yulia, y que no hubiera pisado suelo crimeano, por tanto, Ucrania fue flexible de alguna manera, ofreciendo solución viable al conflicto con una solución de compromiso. Solución que Rusia rechazo de pleno, por tanto confirmándose así su necesidad de crear polémica y lucha donde en teoría no tendría por qué haber para cantar.

Rusia parecía tenerlo todo planeado hasta el final, forzando la máquina todo lo que pudiese y más. Y ha conseguido que no pueda participar. Conocedora de leyes ucranianas era, sabía todo, estaba avisada, pero Rusia jugó sucio, y quiso tentar para ganar, pero perdió. Y con el excelente buen nivel de canciones y música que tiene Rusia, porque gala de ello ha hecho en ocasiones, ¿porque tiene necesidad de hacer esto Rusia? ¿porque Rusia sigue mezclando temas que no vienen al caso con la música y el Festival de Eurovisión? ¿porque en algunos aspectos Rusia es tan retrógrada y no avanza? ¿porque se hacen llamar democracia, y la federación rusa no hace mas que muestras de dictadura envuelta en papel de democracia? ¿porque no se ciñen a la música, a llevar a un buen cantante o una buena canción, y a olvidarse de todo el juego sucio, se olvidan de todo más que de cantar y hacerlo lo mejor posible? ¿por que parece que Rusia no sepa perder? ¿o parece que siempre quieran ganar? ¿a costa de lo que sea? Esto no son las Olimpiadas, y tampoco es lugar para hacer ningún tipo de dopaje para ganar.

Es muy triste que todo esto suceda y más aun en 2017. ¿Que será lo próximo? De momento, unos años no tendremos a Rusia en el Festival de Eurovisión. Y veremos si deciden tras la sanción continuar en la familia de Eurovision o retirarse de por vida. Y Ucrania por su parte también se estima que se lleve una sanción, por incumplimiento de contrato organizador, y por impago de una deuda pendiente referida a la EuroCopa. Es probable que la multa a Ucrania, como alegan algunos, ronde algunos años de prohibición también. Algunos medios ya apuntan que también serán unos cinco años, porque la deuda ucraniana con la uer también es elevada.

A la larga, de una forma u otra, la moraleja indica que cierto es que no debería mezclarse la política con la música, ni con las fobias, los odios, las rarezas, las democracias, las dictaduras, y demás aspectos tangenciales y externos, con la idea de una simple competición musical y artística. Son temas que se mezclan y que la gente de una manera u otra enlaza de manera inevitable, y que al final solo hacen que empañar la imagen de un festival de debería ser sólo ceñido a las canciones, así lo dice su nombre, Concurso de la CANCIÓN de Eurovisión (Eurovision Song Contest).

ESCTimes Foro

About Author

Jacinto Colomer

Jacinto Colomer

Related Articles

Radio ESCTimes

App Radio ESCTimes

Get it on Google Play
Enter your username

ESCTimes Social

Agenda ESCTimes


Podcast Radio ESCTimes

Estadísticas

  • 3.140
  • 3.056
  • 17.927
  • 77.038
  • 1.242.357
  • 2.675.550
  • 1.391
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar